Casa de la Viña, S.L.

Crta. La Solana-Villanueva de los Infantes, km.15. 13248 Alhambra [Ciudad Real] España

Oficina comercial

C/Virgen de las Nieves, 2

13720 Cinco Casas [Ciudad Real] España.

Tlfn: + 34 926 52 90 10

Fax: + 34 926 52 60 70

info@bodegascasadelavina.com

Hasta donde alcanza la vista, domina la meseta manchega el orden simétrico de las cepas. En el campo de Valdepeñas el hombre rinde un homenaje a a la viña llevando la bodega a sus pies. No es para menos cuando un viñedo grande -1000 hectáreas- es capaz de abrirse paso en una denominación pequeña.

 

Con el fondo de un horizonte trazado por tiralíneas y entre el mar de viñas, se levanta una casa de campo señorial, entre cortijo y venta de postín, que se llama Casa de la Viña,

 

bello nombre que refuerza la sospecha de hacerse entre sus paredes un vino de calidad.

 

En Valdepeñas, la horizontalidad del paisaje solo queda alterada por las primeras estribaciones de la Sierra de Alcaraz, que se divisa a lo lejos entre las encinas y el verdor de los bosques. Casa de la Viña, que se encuentra en término municipal de Alambra, al pie de la sierra del mismo nombre, forma parte de esta geografía del vino, paraje poco poblado de paisajes rurales y cinegéticos, aires secos del estío y pueblos que parecen alejarse al ir a su encuentro.

 

La amplitud del espacio se refleja a la perfección en las casi 3000 hectáreas de esta finca, principalmente vitícola, con unas condiciones especiales para estar en la D.O. Valdepeñas, debido a su situación entre los 700 y 800 metros de altitud.

Desde que se abandona la bodega, en el kilómetro 14 de la carretera, y se toma el camino en dirección a Villanueva de los Infantes. Todo el viñedo que queda a la derecha durante seis kilómetros, más otra extensión importante a la izquierda, es territorio de Casa de la Viña. La explotación esta dividida en dos parcelas, La viña de la Casa y El Carrascal, y de este a nordeste discurre por su territorio el río Azuer, que ayuda, si la sequía no lo impide, a aumentar el grado de humedad del subsuelo.

 

 

Es éste, de siempre, lugar de vinos. Vinos que fueron bebidos en la Corte del siglo XVII, de los que han dejado constancia, alabándolos o despreciándolos, viajeros como Richard Ford o el Marqués de Langle, cuna de hidalgos y literatos, que dio entre otros al genial, burlón pendenciero Francisco de Quevedo, al que, cuando agonizaba, preso en la Torre de Juan Abad, víctima de la sangría de un barbero, las autoridades le dejaron volver a su casa donde recupero la salud ayudado, seguramente, por los Vinos de su tierra.

 

En Villanueva de los Infantes, su pueblo natal, se ha conservado mucho de la estética del pasado, con sus calles tranquilas de edificios castellanos pintados de blanco, guardados por rectas y señoriales puertas de hierro y madera.